Uno de los principales problemas de La Argentina, además de la gripe A, el dengue, la corrupción, los k, los Macri, los De Narváez, Cobos, Carrió… sin dejar de mencionar a los sindicatos oficialistas, es el B.M.A.[1].

El B.M.A. es el que permite que todo lo enumerado antes pueda existir, entonces, es el principal problema. No se han descubierto vacunas, ni creo que se haya estudiado el ADN de algún B.M.A, pero lo cierto es que sus características son perfectamente visibles y definibles. He aquí una acotada gama de ejemplos:

1) El B.M.A protesta por los piquetes, los paros y los cortes, siempre que sean a manos de trabajadores o desocupados, pero el B.M.A. apoya los cortes de cualquier empresa o pool sojero.

2) El B.M.A. admira a los grandes empresarios porque anhela poder llevar a cabo el nivel de vida de ellos, los respeta y los vota cuando estos se convierten en políticos.

3) El B.M.A. tiene entre sus grandes temas de conversación el fútbol, los autos, las mujeres Tinellianas y el show Tinelliano. No le vengan con política ni movimientos sociales (excepto que sean virtuales).

4) El B.M.A. estila comprar oro en la calle libertad, estéreos y dólares. Y cuando se trata de vestirse, no duda en gastar un cuarto de su sueldo en zapatillas o jeans de esas marcas que pagan las prendas cincuenta centavos y las venden a $450.

5) El B.M.A. descorcha un champagne a fin de año y se vanagloria de sus pequeños logros conseguidos por pequeñas irregularidades morales, justificadas por el sólo hecho de que todos roban.

6) El B.M.A. es pobre, pero detesta a los pobres, porque él trabaja y los demás son vagos. Al B.M.A. no le hablen de unión ni de organización, él sabe cómo hacerse lugar y escalar laboralmente sin ayuda de nadie.

7) El B.M.A. anda en mini cuper cuando su bolsillo o sus estafas se lo permiten, sino se conforma con tunear su viejo auto.

Podría seguir pero ya se tornaría un tanto aburrido, y tal vez reiterativo, porque hay algo que es destacable en los beemeases, y es su simpleza; sus características pueden resumirse en dos o tres: egoísta, engreído y superficial.

Como todo lo que sucede por estas tierras, no es legítimo si no sale por tele o si no tiene su voz en alguna cadena de radio. Por eso los beemeases ocupan los medios de comunicación, para transmitir hasta el hartazgo sus tres principios básicos, y también porque para un B.M.A., nada mejor que escuchar a otro B.M.A. que le diga qué hacer o cómo vivir. El B.M.A. no suele pensar, eso es una pérdida de tiempo, para eso escucha la radio del número maradoniano, o mira el noticiero del número de la mala suerte.

Curiosamente el B.M.A. a veces lee, y eso ya es responsabilidad de las librerías, que ofrecen en sus escaparates tentadoras ofertas que ningún B.M.A. puede resistir; la manipulación que los formadores de la cultura ejercen sobre los B.M.A. es sencillamente un delito, colocarles el libro del Bambino Veira —ayer rapist, hoy héroe nacional— a sólo 50 pesitos es motivo suficiente para que las entidades que defienden al consumidor hagan algo. Además, el consumidor por excelencia es el B.M.A., señores. Y ni hablar de cuando les ofrecen un teléfono celular con pene parlante a 4000 dólares…

Excitados los beemeases cuentan sus hazañas financieras o sexuales, pero eso sí, son católicos fervientes, usan sus rosarios entrelazados con las “sogas” de oro, y de cuando en cuando van a misa y dejan buenas limosnas.

Así las cosas y así nosotros, los que quedamos afuera del sistema de beemeases, los excluídos del boludismo medio argentino, los que no tenemos mini cuper, los que no votamos a Macri, los que leemos Barcelona, vemos a Capusotto, y hasta hacemos paros… Pobres beemeases, tener que convivir con nosotros.

Habrán notado que reservo para la clase masculina la condición de B.M.A., no porque las mujeres no sean permitidas en esa noble sociedad sino porque olvidé mencionar una condición sine qua non para pertenecer al B.M.A.: ser machista.

Dugu Van haciendo periodismo independiente e ineficiente, una tarde de calor de ¿octubre de 2009? ; harto de los B.M.A ■

 

[1] Boludo medio Argentino


Puede descargar El boludo medio argentino - Andén 29 en formato .pdf