La Auditoria General de la Nación (AGN) viene publicando en los últimos años todos los informes que elabora en su sitio oficial www.agn.gov.ar. Estos informes permiten detectar de qué forma se gastan y usan los recursos públicos y los resultados obtenidos en la implementación de las diferentes políticas públicas gubernamentales de la Administración Nacional.

Agradezco al periódico Andén por interesarse en el trabajo que vengo realizando como presidente de la Auditoría General de la Nación (AGN) en representación de la UCR en su rol de principal partido de la oposición en el Congreso Nacional.

Mi propósito es realizar un repaso de las políticas más significativas que he tratado de implementar, por un lado para acercar la AGN a la ciudadanía; y por otro lado, hacer de los informes que producimos una verdadera herramienta de asistencia técnica para que los legisladores tomen nuestras advertencias y recomendaciones.

Desde luego que no nos causa satisfacción ver cómo el Gobierno desoye nuestras auditorias y luego terminan ocurriendo tragedias como el choque del tren de la línea Sarmiento en la estación de once, un hecho tan dramático como evitable, sobre el que la AGN había advertido.

En materia de acceso de la ciudadanía a los informes técnicos elaborados por la AGN desde el año 2002 en que asumí a la fecha hemos recorrido un largo camino que va desde el oscurantismo a la publicación de todos los informes en el sitio oficial del organismo (www.agn.gov.ar).

De esta forma, los informes de la AGN se vuelven accesibles a toda la ciudadanía, a la prensa en general y a los periodistas en particular, a los miembros de las ONG´s, las organizaciones sociales y los partidos políticos así como también – y fundamentalmente – a los miembros del Parlamento Nacional que deben ejercer la función de control de la Administración Pública Nacional sobre la base de los informes técnicos elaborados y aprobados por la AGN, conforme lo establece el artículo 85 de la Constitución Nacional.

En la actualidad, el principal desafió que tiene la AGN en matería de divulgación y accesibilidad a la información por ella generada, es el de facilitar el entendimiento de muchos de los informes que por su rigurosidad técnica a veces resultan de difícil comprensión. Pero fundamentalmente que dichos informes sean tomados en cuenta por el Parlamento para cumplir su rol de contralor del Poder Ejecutivo Nacional, por el Gobierno Nacional para rectificar o cambiar el rumbo a partir de las observaciones y recomendaciones efectuadas por la AGN y por la sociedad en general para que ella pueda participar de los procesos de control republicano.

Estoy convencido de que son estas las medidas que fortalecen las instituciones y que organismos internacionales como la Organización Latinoamericana y del Caribe de Entidades Fiscalizadores Superiores (OLACEFS), en sus Principios de Rendición de Cuentas, nos marcan como imprescindibles para un control eficaz y eficiente; y por eso me resultan muy preocupantes las medidas regresivas que atentan contra el enorme avance que, no sin dificultades, venimos realizando en la AGN.

Porque en los últimos años los obstáculos para acceder a la información necesaria para las tareas de auditoría se han agravado como ha ocurrido con la persistente negativa de la AFIP, el Banco Central, el Órgano de Control de las Concesiones Viales (OCCOVI) y la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (ONCCA) a brindar información a la AGN. En los casos de Belgrano Cargas, la SIGEN y la Administración de Programas Especiales (APE), nos hemos visto obligados incluso a acudir a la Justicia para que los organismos suministren la información necesaria para que la AGN cumpla con sus funciones de órgano responsable del control externo del Estado Nacional.

No solamente sufrimos esta reticencia a entregar información sino que yo mismo he sufrido varios intentos de destitución. Sectores del oficialismo vienen intentando sin éxito vaciar a la AGN de su prestigio y de la seriedad que caracteriza los documentos elaborados por los trabajadores técnicos que conforman los equipos de auditoría. Siempre he defendido el carácter profesional de nuestra tarea. Y voy a seguir resistiendo.

Los convoco a tomar conciencia de la importancia de la rendición de cuentas para mejorar la gestión de los recursos públicos y a estar atentos a todo lo que pase este año en la AGN donde a pesar de los embates, vamos a estar auditando los sectores más sensibles de la administración pública.

No nos detienen las maniobras políticas y para este año ya tenemos planificadas auditorías al Programa Fútbol para Todos, a Aerolíneas Argentinas, subsidios al transporte, gestión de ENARSA, AFIP, programas sociales, transferencias de fondos del Tesoro Nacional a las provincias, entre muchos otros


Puede descargar La Auditoria General de la Nación en el Ciberespacio - Andén 73 en formato .pdf