El acceso a ella es un problema tanto a nivel nacional como internacional. Es tema de debate entre estados y organizaciones. Ella es generadora de una burocracia farsante. Privatizaciones de dudosa viabilidad social la tienen por objeto. Su gestión produce lucro irresponsable y desmedido. Sirve como termostato de la contaminación urbana y rural. En algunas zonas se la encuentra mezclada con arsénico a niveles alarmantes. Sí, estamos hablando del agua.

 

Si bien la ONU señala que cada persona necesita un mínimo de 50 litros diarios para todos los usos domésticos (beber, bañarse, cocinar, etc.), más de 894 millones de personas en el mundo no tienen acceso a esa cantidad de agua potable (lo que equivale a 1 de cada 6 personas). Además, 2.600 millones de personas no tienen acceso a sistemas de saneamiento alguno. Se proyecta que para el 2025, 1.800 millones de personas vivirán en países o regiones donde habrá escasez absoluta de agua y el cambio climático será responsable de alrededor del 20% de esta insuficiencia.[1]

Este texto, que si lo leemos con atención (y merece la máxima, no hay dudas), debería provocarnos sensaciones muy fuertes, no es de ciencia ficción, es real.

Desde los organismos internacionales y nacionales, se advierten estas situaciones. La ONU, en la famosa “Cumbre del milenio”, ponía como meta “Garantizar la sostenibilidad del medio ambiente” y “reducir a la mitad, para el 2015, la proporción de personas sin acceso al agua potable y a servicios básicos de saneamiento”.

Así como el 2000 nos encontró dominados, creo que el 2015 también nos encuentra mal. Digamos que en 2014 eran 2.500 millones sin acceso[2], lejos de los 1.300 millones para llegar a la meta de la Cumbre.

Aseguro que siento mucha bronca, indignación, vergüenza, asco, al escribir estas líneas.

Tal como expresé en el artículo “Estado Valium”, respecto de nuestro Estado Nacional, como debe ocurrir con la mayoría de los estados de los demás países, también en estos organismos “supraestatales” las declaraciones vienen a llenar un espacio, intentando lo mismo que los padres con sus hijos cuando quieren simular que tienen todo bajo control, pero por otra razón: para esconder los males de nuestro sistema, ahora, para poder sacar provecho a corto plazo…

Por eso, esas declaraciones de los organismos de las Naciones Unidas se contradicen tanto con los hechos.

Los medios de comunicación abordan estos temas, débilmente, en algunos programas especializados en ecología o en algún noticiero cada tanto, mezclado con otras noticias, alguna de las cuales no merecen ni siquiera tener ese espacio. La mezcla de los espejitos de colores que nos meten con el no querer ver la realidad puede ser mortífera.

Y, otra muestra de lo siniestro del sistema en que vivimos es esto que ocurre en todos lados, pero de manera muy concentrada en los países del tercer mundo, con empresas que son del primer mundo.

En México Peña Nieto, el presidente privatizador de PEMEX (la petrolera), ahora quiere modificar la Ley nacional del agua para permitir que las grandes empresas privadas controlen la explotación de los mantos acuíferos. Lo más patético es lo que dice P. Nieto: “Que esta modificación no se negocia” y acá está la clave: al tipo, lo vota una parte de la población (24,2% del padrón), él queda como presidente, negocia con las empresas y no acepta negociar con el pueblo; negocia con los que se benefician y no, con los que pagan (en todo sentido).

Al inaugurar, en la Escuela de Biología de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), las actividades alusivas al Día Mundial del Agua, el 22 de marzo, su director Guillermo Sánchez Zazueta explicó que la privatización del agua en México no es viable porque afectaría  severamente la economía de la ciudadanía, sobre todo de la vulnerable. Y declaró: “De por sí los empresarios son los que dictan muchas de las líneas de las políticas públicas mexicanas, imaginen a los dueños del agua. Entonces tendrán el más grande poder de la sociedad, aparte encarecerá el servicio, porque ahorita está en nivel módico”.[3]

Un poco sobre la contaminación del agua: el arsénico

Si es importante el acceso al agua, es fundamental no arruinar las reservas. El arsénico es uno de los elementos que, presentes en el agua, la hacen nociva para la salud.

En nuestros acuíferos, su origen es natural y data de los tiempos en que se formó la Cordillera de los Andes, cuando cenizas volcánicas con alto contenido de ese metal volaron por nuestro territorio y quedaron depositadas en las capas geológicas. Hoy, el arsénico está en las napas, en los mismos pozos de donde se extrae el agua. Además, en los últimos años el mismo hombre se ha encargado de agregar más, a través de su uso indiscriminado en la industria y la agricultura.

El experto argentino en ecología Antonio Brailovsky reconoce que el problema es “preocupante” y que se “necesitan políticas públicas”. “A esta altura del desarrollo tecnológico, es sólo una cuestión de dinero. Habría que hacer inversiones en filtros que eliminen el arsénico. El problema es dónde ponemos la plata. Cuando los investigadores argentinos van a los congresos internacionales con los datos de arsénico en agua no les pueden creer que acá envíen eso por la red”, agrega Brailovsky.

En cuanto a las consecuencias en la salud, la OMS advierte que: “Puede causar cáncer y lesiones cutáneas, también se ha asociado a problemas de desarrollo, enfermedades cardiovasculares, neurotoxicidad y diabetes”.[4]

Hay muchos estudios serios sobre el Hidroarsenicismo Crónico Regional Endémico (HACRE), enfermedad que se desarrolla en cuatro periodos: hiperhidrosis palmoplantar con prurito y descamación, conjuntivitis, vómitos o diarreas; hiperqueratosis palmoplantar con lesiones dolorosas que impiden caminar y realizar tareas manuales, melanodermia del tronco y parte superior de los miembros y cancerización (cáncer de Hutchinson, epitelioma de Bowen).[5] 

A modo de ejemplos…

En la Ciudad de Buenos Aires, se realizó el 5.° Congreso Internacional sobreelarsénicoen el medio ambiente, entre el 11 y el 16 de mayo de 2014.[6]

La Pampa: El diario La arena, de La Pampa, publicó el 28/12/2013 un artículo con un lamentable título: “El arsénico en el agua no es causa de cáncer en La Pampa”,invito a leerlo[7], para constatar que el título lleva a la confusión. Allí se hace referencia a un estudio de la Universidad de La Pampa, que se iba a presentar en el nombrado Congreso, en el cual, en realidad, se sacaba la siguiente conclusión: “No se ha encontrado asociación entre la concentración de arsénico en agua con la incidencia de los tumores más comunes en la población”; además de aconsejar: “mantener el monitoreo tanto de los tumores como de la calidad del agua para tomar precauciones anticipadas frente a potenciales problemas”.

El 17 de junio pasado, La arena publica otro artículo: “Desacuerdo por investigación sobre el arsénico en el agua”[8], en el cual se discute la posición de un bloque del Concejo deliberante de General Pico que cuestionaba el informe citado antes, y se dice, a modo de cierre del caso a favor del informe: “Valores aceptables: En las conclusiones del análisis quedó expresado que el contenido de arsénico en agua era de 0,110 miligramos por litro”, pero también: “Según la Organización Mundial de la Salud y el Código Alimentario Argentino, el nivel de arsénico en el agua de consumo debería ser de 0,01 miligramos por litro”, en este caso lo dice Fabiana Russo, pediatra y toxicóloga del Hospital Argerich de CABA,[9] y lo verifico en la OMS [véase nota 4], donde dice 10 microgramos por litro, que es lo mismo que 0,01 mg.

Bueno, como se ve, algo está mal… Es obvio que debemos tomar estos temas en nuestros manos; aunque es difícil ocuparnos de todo, debemos repartirnos las tareas. Esto se hace en muchos lados, como en Famatina, Esquel, Gualeguaychú, “Bajo la alumbrera” o tantos otros…

Provincia de Buenos Aires: Debido a los altos niveles de arsénico en agua de red “0,20 mg, cuando el valor permitido por ley es 0,01 mg” (así como en sangre de pobladores),[10] los vecinos resolvieron autoconvocarse y decidieron exigir:

1. No al cobro de la factura de agua hasta que se cumplan las normas de ley.

2. Registro de los enfermos y reparación económica mensual.

3. Distribución de agua envasada para todos los habitantes.

4. Estudios de la calidad del agua y su publicación en medios de circulación masiva.

5. Apertura de los libros de los municipios y de ABSA, y la puesta en control de los vecinos y trabajadores.

6. Obras de plantas potabilizadoras, licitaciones, administración y ejecución.

7. Juicio político y penal a todos los responsables.

Reunidos después, el 27 de diciembre de 2014, acordaron además iniciar un campaña de junta de 5.000 firmas para presentarlas en la última semana de mayo del 2015 y convocar una Conferencia o Audiencia pública en la Legis­latura de la Provincia de Buenos Aires con la presencia de representantes de todos los distritos donde se recojan las firmas, visitar al presidente de la Comisión de Medio Ambiente Juan José Mussi y a los bloques de diputados y senadores para plantear que se ponga a consideración el Proyecto de Ley del FIT contra el arsénico en el agua y se vote positivamente, que fue presentado en 2014 y aún no tratado.

Una vieja frase decía: “Esto lo arreglamos entre todos o no lo arregla nadie”. Bueno, lo arreglamos entre todos los que queremos arreglarlo, pero la peor locura es confiar en los que no quieren■


 

[1] http://www.aysa.com.ar/index.php?id_seccion=484
[2] http://www.elmundo.es/internacional/2014/11/19/546c28c2ca4741cf718b456b.html (GLASS 2014 MOS)
[3] http://www.debate.com.mx/culiacan/Es-viable-privatizar-el-agua-en-Mexico-20150319-0037.html
[4] http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs372/es/
[5] http://www.ambiente.gov.ar/archivos/web/salud_ambiente/File/2001%20Ars%20nico%20en%20Acuferos%20y%20Salud.pdf
[6] http://www.as2014.com.ar/es/home.html
[7] http://www.laarena.com.ar/la_ciudad-el_arsenico_en_el_agua_no_es_causa_de_cancer_en_la_pampa-107379-115.html
[8] http://www.laarena.com.ar/la_provinciadesacuerdo_por_investigacion_sobre_el_arsenico_en_el_agua-116521-114.html
[9] http://www.clarin.com/buena-vida/salud/Riesgos-arsenico-agua_0_982702065.html
[10] http://www.po.org.ar/prensaObrera/1326/politicas/pehuajo-movilizacion-por-el-agua-escasa-y-con-arsenico
Otras fuentes: http://www.miliarium.com/Bibliografia/Monografias/Arsenico/Toxicidad.asp


Puede descargar Claro...¿como el agua? - Andén 81 en formato .pdf