Ca Tinga y sus secuaces conocen de colores. Se encargaron durante años de pintarlos en las paredes del conurbano profundo y aunque ya no lo hacen tan seguido cada tanto despuntan el vicio y se mandan un “Mauricio reptiliano” por ahí, donde la policía sólo te jode si no les das la coima.


84-catinga77


Puede descargar Amor total, absoluto e incondicional - Andén 84 en formato .pdf