Todxs hemos tenido un 2016 duro. Complicado. Muchos de nuestros compatriotas han visto disminuida su calidad de vida, les ha faltado el pan, fueron despedidos o padecen la incertidumbre de no saber qué será de sus puestos de trabajo durante el 2017.

A pesar de la progresiva toma de conciencia con respecto a las cuestiones de género el 2016 fue un año de feminicidios brutales en el que no bastó con la movilización ciudadana para ponerles un freno. Las tradicionales estructuras patriarcales como pudo verse en el Encuentro Nacional de Mujeres buscan desde siempre y como siempre poner el foco siempre en otro lado, nunca en la violencia asesina.

Durante este año el Estado se ha visto en retirada, disminuyendo en términos porcentuales las partidas presupuestarias destinadas al desarrollo social, la educación, la salud y la investigación en ciencia y técnica al mismo tiempo que se contraía deuda en los mercados internacionales a niveles de la década del 90.

Las propuestas de normalización de la vida social que llevaron al gobierno a la coalición Cambiemos no ocurrieron. Sean cuales fueren nuestras posiciones ideológicas y partidarias pudo notarse la estigmatización y la persecución no solo de cuanto tuviese relación con el gobierno anterior sino también de todo lo vinculado a la militancia social, al pensamiento crítico, a la reflexión de los tiempos que nos han tocado.

Podemos decir que ha ocurrido, en el año que termina, una restauración conservadora. En nuestras páginas y a nuestro modo hemos tratado de dar cuenta en la medida de lo posible de ese hecho y lo seguiremos haciendo siempre que nos sea posible, con nuestras herramientas y nuestras ganas de cambio social genuino, acompañando y dando voz a quienes de otro modo no podrían hacerlo.

Como toda la trama social, en Periódico Andén nos hemos encontrado con dificultades de todo tipo, en especial, financieras. Hemos hecho un enorme esfuerzo por seguir brindando un producto cultural de calidad, gratuito, a la altura de nuestros lectores y lectoras que nos han acompañado con una fidelidad emocionante. A su vez, nuestrxs colaboradorxs  en su totalidad han tenidos con nosotrxs una paciencia y un compromiso digno de mención ya que han dedicado su tiempo y su trabajo para una construcción colectiva de la información, objetivo indeclinable de lo que venimos haciendo desde diciembre de 2008.  

Por todo eso queremos desearles a quienes lleguen a estas páginas un 2017 a todo trapo. Un 2017 de lucha, de militancia, de participación, de construcción horizontal y democrática de acuerdos. Un 2017 femenino, empoderado, lúcido, que nada le conceda a los que mienten, roban y violentan la más básica condición humana.

Un brindis por un nosotros inclusivo. Un brindis que despida lo que nos pasó y un brindis, como declaración de principios, ante lo que viene: estamos acá y no vamos a movernos.

Felices fiestas.

El Staff de Periódico Andén


Puede descargar Por un 2017 de luchas honestas - Andén 86 en formato .pdf