Cuestión de fe – Editorial 86

Tilcara. 1986. La Selección argentina hace una promesa a la Virgen de Copacabana con la condición de regresar para agradecerle. El equipo argentino gana el Mundial. Nunca vuelve a visitar a la Virgen. Río de Janeiro. 2014. Después de 28 años, la Selección Nacional vuelve a jugar la final de la copa del mundo. Rodrigo Palacio la tira por arriba y nos recuerda que nunca vamos a ser felices. También que las promesas incumplidas a entidades religiosas pesan a la hora de definir nuestros destinos.
Ahora bien, ¿por qué en pleno siglo XXI tantas personas siguen creyendo que fuerzas “sobrenaturales” pueden influir en el devenir de sus vidas? O, en todo caso, ¿por qué no deberían creer en eso?

Cristianismo y universidad, un vínculo popular – Andén 58

La siguiente nota es una breve síntesis de un trabajo de investigación más amplio realizado en el marco de la materia “Política y Universidad” a cargo del Dr. Miguel Talento en la Universidad de Buenos Aires. La posibilidad de repensar algunos de los conceptos y relaciones aquí presentadas queda sujeta al esfuerzo de cada lector por transpolar las realidades históricas al análisis actual. La propuesta inicial busca trazar puentes ideológicos entre el pensamiento cristiano revolucionario y el proyecto de universidad nacional y popular.   a inquietud por establecer puentes conceptuales entre los discursos de los sectores cristianos más radicalizados y

Armar de Izquierda a Derecha – Andén 58

Lucidez y simpleza son las utopías que atraviesan el inicio de todo texto, por más pequeño, grande, filosófico o periodístico que sea. El autor que se proponga explicar la realidad de manera compleja fracasa o peor aún se pierde en la indiferencia de la incomprensión. Parece que lucidez y simpleza son palabras que se han peleado hace tiempo, irreconciliablemente. Una, la simpleza, por la dificultad de encontrarla; la otra, la lucidez, por ser un recurso no renovable o en “peligro de extinción” si no se hace un uso sustentable de ella.

Diálogo con Domingo Bresci: “Sigo luchando por la liberación” – Andén 58

Encontramos a Domingo Bresci en la estación de trenes de Retiro de la tumultuosa capital de nuestro país. Un lugar bien popular, casi tanto como él y sus ideas. Fue la segunda vez que intentamos conversar con él. La primera, el año pasado, al abordar la temática de religiones y fe, buscando encontrar una alternativa dentro del catolicismo; pero el tiempo nos jugó una mala pasada aquella vez. Hoy nos dio revancha y nos permitió descubrir otro modo de pensar la relación entre religión y pueblo, entre Dios y comunidad, entre fe y praxis; un camino que va de abajo hacia arriba.

Teatro y la vuelta a sus orígenes

El teatro desde su origen guarda relación con la estructura religiosa principalmente por su carácter de rito. Es rito desde su esencia porque, adquiriendo los elementos como tal, surge tanto en oriente y occidente como manifestación sagrada, como forma de culto a las divinidades, expresión que a través de la acción representativa mostraba la relación entre los seres terrenales y las divinidades. En ese momento y por mucho tiempo, lo que hoy llamamos teatro se daba sólo en este tipo de contextos ceremoniales, hasta que de a poco las distintas civilizaciones fueron incorporando los elementos del arte escénico en distintas festividades.

Una fe que aspira al cielo mirando la tierra – Editorial 58

Los vínculos entre fe y política, de más está decirlo, son problemáticos. Los entrecruzamientos teóricos, simbólicos e históricos se dan desde el mismo momento en que una comunidad se constituye como tal. Una teoría acerca de la relación de la divinidad con un grupo de hombres y mujeres presupone también un modo particular de relaciones dentro de ese grupo. La historia política de cualquier grupo presupone, por ende, la existencia de una concepción particular de lo transmundano. De ese maridaje siempre en tensión han brotado caudales de tinta justificando y criticando, indagando sobre los pequeños y los grandes detalles que colocan a la fe, al hombre y en un mismo campo de fuerzas sociales.

5 discos 5 para un escolasticismo sin termo tanque – Andén 58

La función de una teología es liberar a los fieles de la opresión de lo cotidiano. Si esclaviza, oprime, pacta o simplemente está ahí como un tótem que recuerda algo que ya no se sabe lo que es, la respuesta es simple: se la cambia por otra más efectiva o se la abandona. Porque una teología es nada más (y nada menos) que un discurso humano sobre algo que está frente a nuestra nariz o a una hipostasis de distancia. Algo tan obvio, si se lo siente, que cualquier explicación enrula inútilmente el rulo de la fe. Algo tan misterioso que cualquier explicación no deja de ser un balbuceo incoherente por muy sofisticada que se la crea.