No hay modo alguno de estar a favor del aborto, aunque sea necesario, se lo acepte como tal y se obre en consecuencia. Aun cuando algunos lleguen a la conclusión de que no han matado a nadie, la reflexión subsiguiente deja, y debe dejar, ese extraño sabor en la boca que deja la duda cuando nos ha picado para siempre. Porque no sabemos si el alma existe o no, y si existe si los dioses nos lo tendrán en cuenta. Y si no existe tampoco sabremos si hemos desechado o no la oportunidad de parir y formar al otro ante el cual reflejarnos y proyectarnos al futuro.

Y porque si bien biológicamente es una cuestión de mujeres que sólo ellas deben decidir, detrás de un aborto siempre hay un hombre, honrado, canalla, al que le cabe una responsabilidad silenciosa que sólo él sabrá cómo considerar. Por eso 5 discos 5 en honor a las mujeres que recorren ese camino y a los hombres que no les da lo mismo lo que ocurra con óvulos y espermatozoides a media fusionar y a esos que, por la razón que fuera, no fueron, no han sido y cayeron, como dijo el poeta “en las norias vacías de la nada”■


 

Solo – 2005– Michael Camilo. Un pianista de fraseos exquisitos para una imponente obra donde las sensaciones acaban suplantando cualquier forma de racionalidad. Un dejo de tristeza, un dejo de nostalgia, un dejo de melancolía para un disco cuyo título lo resume todo.  Lo mejor del imaginario del jazz, allí a disposición del escucha que tenga a bien torturarse a sí mismo con un whisky en la mano y una larga noche de insomnio por delante. Las excelentes versiones de Minha (All Mine) De Francis Hime y Corcovado de Antonio Carlos Jobim, casi religiosas, abren y promedian un esfuerzo de meditación y espiritualidad en los silencios entre nota y nota. Para  reflexionar con los sentidos, para macerar preguntas y respuestas que nunca habrán de llegar.

 

 

Cuando la lluvia te bese los pies –2002- Pedro Aznar. Hay pocas voces tan cálidas como la de Aznar, voces capaces de curar, de acariciar, de abrazarnos en las noches de culpa y de duda. Canciones de amor, de recuerdo y desamor en una síntesis perfecta de intimismo y musicalidad al servicio de todo lo que compone la belleza, porque acaso, la tristeza tenga algo de patológicamente bello. A primera vista, la diminuta y grande Nubes negras, y qué he sacado con quererte, eléctrica y folklórica a la vez, son ejemplos de la capacidad artística de uno de los hombres más fructíferos de la música popular argentina. Cito “ya en un mar de palabras me ahogué/ y fue en vano quererlas creer/ pero al final el castillo cayó/ y adentro sólo estoy yo”.

 

 

Black holes and revelation – 2006- Muse. Cuarto disco de una de las bandas británicas con sonido más personal y reconocible. Desde los primeros acordes se comprueba que no se está ante un disco común y corriente. Con el transcurrir de los primeros minutos advertimos estar ante un sonido oscuro, eléctrico y electrónico, rocker de modo industrial y etéreo,  progresivo y épico. Un disco grandilocuente, desbordado, atiborrado de consignas para dejar flotar las ideas y perderse en imágenes sonoras como en map of the problematique o exo politics donde la escalada sonora llega al punto de fundir por completo al espectador y a la obra. Una droga para ver mejor, eso es este disco. Un disco para no sentir, sintiéndolo todo a la vez.

 

 

Sonata en mi op.7 (de Edvard Grieg)- grabación entre 1971 y 1977 –  Glenn Gould- (Se advierte al lector que consulte la siguiente reseña con la especialista en música clásica de la publicación). El sorprendente pianista canadiense, ahora en la inmortalidad por sus famosas ejecuciones de las variaciones Goldberg de Bach, presentó esta versión de la sonata en cuatro movimientos para piano de quien fuera considerado “el Chopin del norte”, el noruego Edvard Grieg, representante del romanticismo nacionalista de Noruega. Autor y ejecutante, comulgando a través de siglos y lugares distintos, consiguen la  recreación de imágenes y sensaciones intensas, con un dramatismo tatarabuelo del metal gótico y del pop para adolescentes más radiable. Prestar particular atención al tercer movimiento alla menuetto, ma poco più lento y finale, molto allegro que alegran bien pero bien poquito para dejarnos mirando el techo y pensando, pensando, pensando…

 

Para las almas sensibles –2005- Pez. Disco en vivo, doble, de la banda de culto liderada por Ariel Minimal. La psicodelia stoner y el progresismo folk tan característicos de sus trabajos de estudio quedan aquí expresados en forma calma, sentida pero igual de exasperantes. Canciones de letras torturadas pero a la vez esperanzadas resumen una poética de lo trágico y lo torturado que abreva en los ´70 circa Pescado Rabioso. Un exorcismo lisérgico y rabioso por la culpa de ser humanos, falibles y crueles. En la canción que da nombre al disco enumera, como las bienaventuranzas, a los dignos; por no mencionar Maldición, metáfora casi pascual que grita “¿cuándo va  a parar? Cae desde el cielo maldición, para mí”