Errare humanum est” reza una locución latina. Ahora, equivocarse dos veces en una misma nota es de… de… Bueno el lector seguramente ya le habrá puesto el calificativo que le corresponde. La nota en cuestión es la de Gustavo de la Fuente que no solo no salió publicada con el nombre de su autor (se editó con su firma, Gusdelafuente) sino que tampoco salió con su título original “Subí que no te llevo”.

Los más perspicaces seguidores de Andén habrán notado que “Crónica umbilical” era el título de una nota del número 51; pero no habrá faltado quien se subió en esta parada y estuvo pensando por algunos minutos cuál sería la relación del texto con su título. Mas luego se habrá dedicado a hacer otra cosa decidido a no perder tiempo en tamaña estupidez.

Cabe aclarar también que los dibujos de las tapas de los Andenes 51 y 52  son autoría de Gabriel Maffei, uno de nuestros más jóvenes y predispuestos colaboradores; que por ser tan joven y predispuesto sabrá entender que a quienes estamos más viejos la memoria nos suele traicionar como se ha demostrado en reiteradas oportunidades■