De más está decir que la televisión es una herramienta de control social para bien y mal. Desde que una emisión de Pokemón generó ataques de epilepsia en decenas de niños en el Japón y desde que las torres gemelas cayeron para los televidentes del mundo en vivo y a todo color también, debe ser considerada un arma de destrucción masiva de infinitas posibilidades. Porque se equivocan aquellos que dicen que la revolución no será televisada, todo lo contrario, la mostrarán tan en detalle que la dejaremos escapar en medio de cientos de miles de discursos superpuestos, cada uno de ellos contando su versión, avalando e impugnando ese dato menor entre la novela de las 6 y el reality de las 7:30.

Pero, entre tanta consideración macro educativa y pre-apocalíptica que pulula en todos lados, la televisión está ahí como consuelo del hastío y de la soledad, como evasión del mundo real a otro mundo que lo reproduce y no siempre lo mejora. Un objeto que nos ofrece el culo de moda, la muerte del momento, y un extracto fugaz de las ideologías en pugna porque no hay tiempo en el minuto a minuto para detenerse a argumentar con seriedad. Y claro la tele es ese pariente infaltable a la mesa que, como un troskista trasnochado y en pijamas, nos adoctrina las 24 hs acerca de lo que debemos desear, que básicamente, es el mundo entero. Por eso 5 discos 5 para los adictos a la televisión porque de todas las drogas es la más artificial pero la que mejor nos vende sus discursitos multicolores■

 

Bandana – 2001 Bandana. Resultado del reality show Popstar, las 5 integrantes de Bandana vendieron en su fugaz carrera de 4 discos (3 de estudio y 1 en vivo) más de 5 millones de discos en América latina y España, dieron conciertos multitudinarios y generaron un fanatismo del que muchos hoy se arrepienten… o no. Pocas veces en la Argentina se había visto un producto de diseño tan novedoso y efectivo capaz de multiplicar un mensaje básico, sencillo y bailable. La crítica especializada las despreció como grupo pero debe recordarse que un dj de renombre internacional como Hernán Cattaneo valoró su trabajo llegando a decir “denme las pistas de bandana y hago un hit mundial”. Algo que lamentable o afortunadamente no ocurrió. Puro marketing y pura prensa. Pura imagen, puro diseño. Una idea que a más de una banda de barrio no se le ocurrirá jamás.

 

 

Jonas brothers –2007Jonas brothers. Algo semejante a la banda anterior ocurre con este producto de la factoría Disney. Todo el marketing que el dinero puede pagar para impulsar un trió de hermanos mormones que dieron su gran salto a la fama cuando la empresa del ratón más famoso los fichó para su staff de niños maravilla. Habría mucho por decir acerca de cierta perversión en su mensaje ambiguo que promueve castidad pero vende amor y calor hormonal, no obstante el decorado, su sonido no es un producto simplemente despreciable si no se le pide ser más de lo que es: pop/rock adolescente. Nada muy diferente a como suenan bandas que se venden con el rótulo de autenticidad y están en el negocio por lo mismo que ellos: el dinero. Ojo, a no confundirse, más allá del espectáculo, en vivo, rockean en serio.

 

 

Ricky Martin – 1991 Ricky Martin. Es un dato poco recordado que el cantante repuntó su carrera solista actuando en una novela que se llamada Alcanzar una estrella II o que actuaba por el pancho y la coca en la telenovela que se emitía en VideoMach junto a la ex modelo Marina Vollman y el ex futbolista Diego Díaz.   La cosa es que se tomó el trabajo de persistir y reinventarse a sí mismo y a su imagen, como cantante, como empresario del show bussines y como ícono de variadas sexualidades. En este, su primer disco, ya mostraba que era capaz de moverse con soltura por el pop latino a fuerza de hits y canciones pegadizas. “Fuego contra fuego”, “El amor de mi vida” y “Vuelo”, hits imperecederos para los que tienen un mal gusto memorioso.

 

 

Quereme – 2006 – Miranda!. Las telenovelas son ese gran invento de narrativa visual al que solamente se le pide una cosa: pase lo que pase, cuente siempre la misma historia de amor que sobrepasa las barreras. Lugar común tras lugar común, su atractivo radica en conseguir borrar los rastros que anuncian el cliché. Sobre todo las del gran patriarca Alberto Migré. Miranda!, grupo que hace un culto del barroquismo manierista del fallecido escritor, lo homenajeó a él y a otros en este disco presentado en el podio medio pelo de la televisión nacional, los Martín Fierro. Reversionando las bandas sonoras de algunas de las telenovelas más populares de la historia nacional como La Extraña Dama, Una voz en el Teléfono o Amándote dieron cátedra de cómo transformar el kitsch en objeto pop radiable y televisivo a la vez.

 

 

Sturday Morning Cartoon´s Greatest Hits – 1995 Varios Artistas. De más está decir que sentarse a ver la tele a la hora de los dibujitos es una de las actividades más placenteras que un ser humano puede realizar sea cual fuere el dibujito y la edad del que mira. Remite a una etapa de la vida, a veces a la actual. Por eso cuando un productor tuvo la idea de juntar a bandas de rock para realizar covers de los soundtracks de varios dibujos animados pudo contar con la presencia de bandas prometedoras en aquel entonces como Sublime, Frente!, Colective Soul y los Ramones, la banda consagrada como frutilla del postre. Popeye, Scooby Doo, y Meteoro son de la partida. El hit, claro está, corre por cuenta de los Ramones, reversionando el opening de Spiderman.