Periódico Andén estuvo presente este verano por las costas uruguayas, más precisamente en el Departamento de Rocha, que abarca las playas de Punta del Diablo, Cabo Polonio,  Valizas, La Pedrera y La Paloma.

El lema publicitario establecido por la Secretaría de Turismo de nuestro país vecino “Uruguay natural”, es un fiel reflejo de lo que estos lugares ofrecen a los visitantes: playas vírgenes, naturaleza, pequeños balnearios de pescadores y mucha tranquilidad.

La gastronomía es variada aunque abunda la oferta de todo tipo de pescados y mariscos por su cercanía al mar.

Estas playas son ideales para ir en familia, amigos o en pareja, ya que cada una de ellas tiene un encanto particular y se adapta a las necesidades de quienes las eligen.

En nuestro  recorrido fuimos conociendo algunas playas, a través de los buses inter balnearios  que la recorren. En algunas nos alojamos y en otras pasamos un día de playa y tomamos contacto con sus habitantes, degustamos exquisitos platos y conocimos sus playas.

Punta del Diablo

Es un pueblito de pescadores  y artesanos y a lo largo de todo el año viven unas 700 personas.  Tiene un centro pequeño que da al mar y es allí donde se encuentran concentrados la mayoría de los bares y restaurantes.  Durante la caída del sol se pueden ver algunos recitales o espectáculos de artistas callejeros.

Sus playas son especiales para descansar y no se puede dejar de conocer la bahía de Santa Teresa, donde se encuentra la playa que lleva su nombre. Para acceder a ella hay que atravesar grandes medanos y concentraciones de rocas sobre el mar durante unos 20 minutos de caminata, pero al llegar se asombrará de sus aguas tranquilas, arena blanca y la enorme vegetación de la reserva de biosfera que se encuentra sobre su costa. Al final de esta se encuentra la antigua fortaleza, con sus grandes murallas rocosas, y para los más atrevidos, existe también la posibilidad de conocer la playa nudista cercana.

 Punta del diablo se caracteriza por ser un lugar con gran cantidad de “hippies”, donde hay artesanos que durante las tardes muestran sus trabajos tanto en una callecita central o paseando en la playa.

Sobre sus costas se encuentran encallados una decena de  pequeños barcos que son utilizados por los pescadores para obtener los frutos del mar, los que son vendidos directamente a los visitantes a muy bajos precios.

Por su parte, existe una gran cantidad de ofertas para poder alojarse: hostel, camping para los más jóvenes, pequeñas cabañas ideales para ir en pareja y casas para disfrutar en familia.

Por todo esto, Punta del Diablo se ha convertido en uno de los centros turísticos más elegidos durante el verano y aunque haya mucha afluencia de visitantes, sigue manteniendo la fisonomía tradicional de un pueblo de pescadores.

Valizas

 Al igual que la mayoría de los pueblitos que visitamos, Valizas también se destaca por ser un pueblo de pescadores y con una gran presencia de artesanos.

Es una increíble mezcla de colores que pueden verse en sus médanos, en el mar, en la vegetación y en su arroyo casi transparente.

Sus hermosas playas, la gran cantidad de dunas y la tranquilidad es su atractivo principal. Para los más jóvenes este lugar ofrece una gran movida nocturna en sus bares restaurantes y espectáculos musicales.

Cabo Polonio

 Si uno ya quiere desconectarse totalmente de la vida cotidiana no duden en ir a Cabo Polonio. Este pequeño pueblo es bastante peculiar ya que carece de agua potable y luz eléctrica y tiene dos extensas playas ideales para bañarse o bucear.

Aquí solo encontraremos arena y rocas, no hay árboles y sus rústicas casitas que se pueden alquilar son su signo distintivo. Este lugar es ideal para jóvenes mochileros  porque aquí se encuentran los mejores campings de la zona.

Para llegar a Cabo Polonio no hay rutas que permitan su acceso en auto con lo cual se deben alquilar carros tirados a caballo, jeeps o vehículos todo terreno especialmente adaptados.

La Pedrera

 Cerca de Cabo Polonio se encuentra La Pedrera, que como su nombre lo indica, su costa esta formada por gran cantidad de rocas. Este lugar se destaca por sus bosques tupidos de arboleda y vegetación y en el medio de ella se encuentran la mayoría de los alojamientos para los turistas.

La Pedrera tiene dos playas muy diferenciadas: la del Barco, que posee más oleaje y es ideal para surfistas y El Desplayado, cuyas aguas son más tranquilas. Aquí se pueden alquilar sombrillas de paja y reposeras para poder pasar todo el día.

Tiene un centro muy pintoresco con pequeños bares y mesitas al aire libre, una librería muy particular donde se pueden encontrar libros de edición limitada y la imperdible heladería POPI.

La Paloma

Siguiendo la ruta se puede conocer La Paloma que es el balneario con más infraestructura del Departamento de Rocha, ideal para surfistas, destacándose las playas El aguada y Anaconda. Su pequeño centro cuenta con todo lo necesario para que nada le falte en su estadía, como hoteles de diferentes categorías, cabañas, casas en alquiler, restoranes, pizzerías, salas de cines, boliches y hasta un casino.

La principal avenida es la Solari donde se encuentran las construcciones más modernas y lujosas. Por su parte, en el casco histórico, se encuentran las construcciones más antiguas y tradicionales donde residieron los primeros habitantes.

Como ha manifestado el Secretario de Turismo de Rocha, el Dr. Héctor Lezcano, “Rocha lo tiene todo”: lagunas, interminables bosques, inmensas y vírgenes playas, es una de las alternativas más completas para el turismo de todos los gustos■