Soledad concurre a un Centro de Día especializado en discapacidad. Es una adolescente inquieta y curiosa como la mayoría de las de su edad, exceptuando su diagnóstico de TGD. En el último tiempo transitó un periodo de mucha ansiedad y desorganización en el cual ingresó a su discurso la ideación delirante, ante la cual ella refería cierta angustia y verbalizaba, “estar confundida”.

Al tomar como punto de partida el gran interés que tiene Sole por la escritura, comenzamos juntas éste camino y empezamos a volcar los personajes y fábulas que traía en su imaginario a la producción de cuentos cortos, para luego crear nuevos personajes y relatos que lograron diferenciarse de los recurrentes en ella, torciendo la ideación delirante hacia el producir creador.

Sole logró reducir fuertemente su ansiedad, ampliar sus aptitudes y reforzar la confianza en sí misma, ya no se la ve confundida y comenta felizmente que ahora puede “descargarse escribiendo”.

“Había una vez un nene que vivía en un castillo. Este nene se llamaba Román. Un día apareció un monstruo en la oscuridad y Román corrió al bosque. Una nena llamada Sole supo que había un monstruo y tuvo miedo. El conejo estaba en casa de Sole; el perro, en cambio, en casa de Roman. “¿Qué haremos ahora?” “Tengo miedo”. Pasaron muchos meses. Nunca más se supo de ellos.”

+ posts

Egresada de la Universidad de Buenos Aires. Viajera. Madre reciente. Psicodramatista. Tiene amplia experiencia en el tratamiento de personas con enfermedades psíquicas. Vegetariana militante.

Compartir el artículo
Entrada anterior These Capacidades – Editorial 72
Entrada siguiente “Las leyes para regular internet no tienen un buen fin porque los objetivos son falsos .” – Diálogo con Fabio Bacaglioni de www.fabio.com.ar – Andén 73

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.