Caracas es una ciudad construida en medio de cerros, colinas y cumbres. La clasificación, lejos de ser una antojadiza, responde a la clasificación que los diversos sectores sociales dieron a su ubicación geográfica. Así es que los sectores bajos, donde las condiciones materiales de vida están más postergadas, se asientan sobre cerros. Los sectores medios, cuyo pasar es más provechoso, viven en colinas. Por último, los sectores altos, cuyo pasar económico y necesidades están por demás satisfechas, habitan en cumbres.

Se incurriría en un profundo error si se pretendiese desligar las condiciones económicas de las prácticas políticas. Esto no significa que las clases de buen pasar que tengan que estar necesariamente identificadas con políticas conservadores, ni tampoco que aquellos con menores ingresos sean socialistas. Caer en esos determinismos acabaría con las pretensiones de cualquiera que intente reflexionar sobre la realidad que nos circunda. No puede dejar de observarse, sin embargo, algunas tendencias, tal como los resultados de las últimas elecciones y la actualidad socio-política general de Venezuela.

 Buscando una comprensión integral de la realidad del país, ANDÉN subió y se detuvo en El Altillo, sureste de la ciudad, para entrevistar a Simón Consalvi, quien además de su destacado desempeño en el área diplomática, es uno de los intelectuales de mayor trayectoria de Venezuela, fundador del partido Acción Democrática, actual editor adjunto del diario local El Nacional.

ANDÉN: ¿Cuál es la importancia de la participación de la oposición en los comicios del 26 de septiembre (26-S)?

 Simón Consalvi: La importancia de la participación de la oposición en la elección debe medirse desde diferentes ángulos. En primer lugar, se encuentra el interés del Presidente de la República, quien convirtió el 26-S en un plebiscito sobre su imagen, en vez de permitir a los candidatos del PSUV realizar su propia campaña. De este modo, y ante la negativa del electorado, Chávez precipitó la decisión del pueblo sobre las próximas elecciones presidenciales a realizarse en el año 2012.

 Los resultados electorales han marcado una victoria de la oposición y esta sería mayor si no fuese por la reforma de los circuitos electorales impulsada por el chavismo. Es decir, a pesar de la victoria de la oposición, el PSUV obtuvo una representación mucho mayor a lo que proporcionalmente le correspondía.

 Esta victoria de la oposición se entiende en el marco del provecho que la oposición ha sacado de los escándalos que el Gobierno ha cometido. Algunos ejemplos son el tema de la electricidad, la descomposición de alimentos, el modelo del “socialismo del siglo XXI” basado en el comunismo cubano, donde se violenta el estado de derecho, principalmente con los acometimientos contra el derecho a la propiedad, etc. Chávez dijo: “la revolución bolivariana fracasará si no logramos conseguir los dos tercios de la Asamblea Nacional”. A partir de su análisis, y teniendo en cuenta los resultados electorales, podemos decir que la revolución ha fracasado en ese terreno, y especialmente por intentar llevarla a cabo de modo inconsulto.  Después el 26 hubo un gran desconcierto,  el Presidente no fue al palacio a hablarle al pueblo porque el shock y desconcierto fue muy grande, ya que no  obtuvo  las dos terceras partes ni el  número de diputados que pensaba.

 Hay una realidad política diferente y el Presidente  la tiene que reconocer. El Presidente  se niega al diálogo que le han propuesto los nuevos integrantes de la Asamblea Nacional.

 Pienso que Chávez debería sacar provecho de esta situación ya que tendría que enrumbar su Gobierno de manera democrática y con diálogo sin ceder sus reformas radicales.

ANDÉN: ¿Usted considera que los cambios emprendidos por Chávez no están planteados en términos democráticos?

 S. C.: Nadie está en condiciones de negar las reformas sociales en Venezuela en materia de equilibrio y redistribución; pero estas reformas deben hacerse en orden y no intempestivamente. La reforma agraria planteada por el Gobierno, por ejemplo, no es más que la expropiación de tierras a sus legítimos dueños, lo de la Central azucarera Ezequiel Zamora es igualmente bochornoso, el país no puede permitirse ciertas prácticas. Actualmente Venezuela depende de la importación del 70% de sus alimentos, entonces si eso es una revolución yo no sé adonde nos va a llevar la revolución .

ANDÉN: La oposición decidió no participar en los comicios para la Asamblea Nacional realizados en el 2005, y dejó así el camino allanado para que el oficialismo obtenga la mayoría calificada y gobierne con total legitimidad. ¿Cómo explica el cambio de estrategia adoptado por la oposición en esta ocasión?

 S. C.: La postura de mantenerse sin participar en las elecciones es absurda en este momento. En el 2005 había un dominio del Presidente sobre el electorado, hoy se ha demostrado que ya no es así. La oposición no sólo decidió participar de la elección, asimismo decidió unirse. La oposición ha logrado el milagro de la unidad y gracias a ello y a las propias contradicciones de Chávez ha obtenido el triunfo en la elección, la oposición casi no tuvo que hacer propuestas.

 Durante los comicios se lo ha escuchado a Chávez hablar de que el objetivo era la “demolición”, en el discurso no propone un juego democrático. El país no quiere ese lenguaje, no quiere guerras. Quiere que las reformas se lleven a cabo por consenso. La Cuarta República, que el Presidente plantea como un antes y un después a su Gobierno, no ha terminado. La decadencia de la Cuarta República termina con Chávez, no terminó antes que él.

ANDÉN: Usted mencionaba que la composición de la Asamblea que legislará a partir de enero es la que representa la garantía del Estado de derecho ¿es la misma oposición que hace 2 años le hizo el golpe de Estado anti inconstitucional a Chávez?

 S. C.: No es la misma oposición para nada. Pensemos que el golpe de Estado a Chávez fue dado por los militares. La oposición no da golpe de Estado, los civiles nunca podemos dar golpes de Estado.  Fueron los militares los que sacaron a Chávez y los que lo volvieron a poner.

 Los militares se aprovecharon de aquel clima que habían creado. Ahora Chávez con la ayuda Cubana conquisto a los militares, los  puso  contra lo que la constitución ordena a gritar “patria, socialismo o muerte”.

ANDÉN: ¿Cuáles son las perspectivas de Venezuela dentro del contexto latinoamericano?

 S. C.: De Brasil se dice que va a ser la quinta economía mundial en 4 o 5 años, Argentina va por su lado, Chile va por su lado. ¿Cómo vamos a quedar nosotros?, ¿Vamos a quedar como Cuba?

ANDÉN: ¿Cómo piensa que continuará el Gobierno de cara hacia el futuro?

 S. C.: Chávez habla de que lo que sigue es la radicalización de la revolución. Si esta radicalización se da por medio de la expropiación (como es el caso de Agroisleña), esto no lo beneficiará. Las consecuencias de esas medidas le crean un escenario muy favorable a la oposición. Por ello, debe entenderse que las circunstancias obligan a Chávez a ser más democrático y no continuar con este tipo de medidas que no favorecen a nadie.

 El éxito de Chávez está en cómo juega para adelante, en cómo reconoce los hechos y en cómo actúa a partir de ellos.

ANDÉN: ¿Piensa que la oposición podrá mantener la unidad hacia el futuro? Y de ser así, ¿considera que hay alguna posibilidad de que surja un liderazgo capaz de disputarle en carisma y popularidad al actual Presidente del país?

 S. C.: En primer lugar, el primer error de la oposición sería pensar en candidatos. No es tiempo para ello. La unidad que se ha conseguido es un milagro y será otro milagro mantenerla. El desafío es justamente mantener la unidad y puedo asegurar que eso no será nada fácil. Pero hablar de candidaturas o proyecciones, en este momento, perjudicaría la endeble de la unidad que se ha logrado.

ANDÉN: Pero más allá de la actualidad, la pregunta está orientada no a un candidato en particular ni a un partido en particular, sino a si cree que existen las condiciones para ello, para que en el 2012 todo el arco opositor subordine sus intereses particulares a la victoria electoral…

 S. C.: No es tiempo aún para esas preguntas. Claro que puede surgir alguien, pero ese alguien no se lo puede proyectar desde hoy porque no está y sería un error intentar hacerlo. La prioridad es mantener la unión que actualmente se ha conseguido.

ANDÉN: Muchos comparan el peronismo histórico con el Gobierno de Chávez, ¿usted aprecia alguna cercanía?

 S. C.: Sí, Sí… puede ser. Esa es una de las grandes transformaciones  de Chávez, que de Blair pasa a Perón, entonces ¿cómo se puede explicar eso?

 Y ahora tiene una relación muy cercana con los Kirchner, ¿cómo es eso? En Argentina hay peronistas que no son Chavistas. El peronismo igual es demasiado amplio, ¿Menen no es peronista? Bueno mayor pillo que Menem…

 De todos modos, a pesar de que Kirchner está haciendo un Gobierno apreciable, no conozco la política Argentina con demasiado detalle.

Las clasificaciones sociales, la toponimia y la construcción del lenguaje, siempre tienen detrás un interés. A pesar de ello, y de los cerros, cumbres y colinas, todos viven en montañas.■