Antes que nada quiero aclarar que esto no es nada contra nadie en especial… Aquellos que lo lean evaluarán si les cabe el sayo…

Creo que si algo fuimos aprendiendo en estos años de militancia sindical y política es que no sólo los poderes económicos concentrados temen la marejada popular.

Existen sectores con los que compartimos los mismos intereses pero que prefieren ser gobernados por una camarilla de habladores de discursos castos. Le tienen miedo al pueblo organizado. Y terminan apoyando expresiones que se construyen de espaldas a los verdaderos intereses del pueblo.

Estamos cansados de escuchar y cruzarnos con supuestos “progresistas” que no entienden nada. Que lo único que hacen es vociferar demandas y programas inaplicables que solo pueden ejecutarse en sus mentes o en sus notebooks.

No están a la altura de la auténtica revolución que se vienen operando en el seno de la organización más representativa (numéricamente hablando) del país, como es la sindical.

Una política de gobierno que se despliega de espaldas a la mayoría ya no puede preciarse de popular.

Tienen miedo a que triunfe la opción de los trabajadores, porque en el fondo creen que somos todos unos ignorantes, que nos suicidamos en masa. Pero Perón ya lo dijo: «los pueblos no se suicidan». 

Hugo Moyano no habla como a muchos les gustaría escuchar, pero hizo y hace 300 veces más cosas por este país que la mayoría de los técnicos que se las dan de progres. Les guste o no, Moyano bancó a Néstor y a Cristina. Y más importante aún, se jugó por los trabajadores, en todas las luchas en las que se ponían en juego sus derechos fundamentales. Aunque esto le significara ser blanco de inocultables campañas de desprestigio por parte de las empresas multimediáticas.

Desde la Juventud Judicial, que participó en la construcción de la Juventud Sindical, miramos la realidad desde otra perspectiva. Una que se constituye a partir de los valores esenciales que son pilares para organizar la Comunidad.

Está pasando el tiempo en que nos dicen a quién votar o a quien seguir.

Vuelve el tiempo en que a los representantes los eligen las organizaciones populares, no un grupito de iluminados, las vanguardias de café o los editorialistas políticos.

Conmemorando el 1° de mayo la CGT gestó la mayor movilización popular desde la recuperación de la democracia. Queremos profundizar este modelo nacional y popular, queremos más reparto de la riqueza y vamos por la justicia social plena. Los trabajadores seguimos avanzando, ¡¡¡A paso de vencedores!!!■